24 feb. 2014

¿De qué se ocupa la Informática Educativa (IE)?


Por un lado, la IE siempre se ha ocupado de buscarle un sentido pedagógico al uso de las computadoras.  Podríamos decir que de eso se ha tratado la IE desde hace poco más de 25 años, con la llegada de las máquinas a los laboratorios de informática. 

Hoy en día el panorama es más complejo y todos sabemos el espacio que han ganado las TIC en todos los ámbitos del quehacer humano y, por supuesto, el educativo es uno de los ámbitos en el que ya nadie discute que han llegado para quedarse y no solo dentro de los laboratorio de Informática.


De la mano de los planes existentes para fomentar el uso de las TIC en las aulas y de la capacitación docente, aparecen múltiples propuestas que intentan dar respuesta a las demandas de sentido pedagógico que exige la integración de las TIC en las aulas.


Por otro lado, la IE siempre se ha propuesto fomentar el aprendizaje de la Informática porque la reconoce como una disciplina de estudio, y esto, a diferencia de lo que algunos suponen, se hace hoy más necesario que nunca para que sea posible el avance y el desarrollo en el área y porque en un mundo tan "tecnologizado" solo la educación nos hará poder intervenir y participar en forma productiva. Por eso, también se hace más necesario que nunca, la reflexión acerca de la didáctica de la informática para legitimar el área promoviendo el avance en la construcción de conocimiento en este terreno.


A mi entender, las dificultades en la construcción de un diseño curricular propio para la informática radican en hacerlo siguiendo una estructura similar a la de otras áreas de conocimiento, proponiendo secuenciar los contenidos, muchas veces en función del software y no de los contenidos nodales a aprender.   


Considero que una alternativa prometedora es recurrir a un diseño curricular que responda a un modelo en espiral, que ofrezca a lo largo de los tres niveles diversas oportunidades de aprendizaje con creciente grado de complejidad, de todos aquellos conocimientos y habilidades informáticas tanto conceptuales como operativas que oportunamente se definan como imprescindibles en la formación de los alumnos.  


Hay que entender que en la medida que consideremos a la Informática como un área de conocimiento con contenidos propios y una didáctica particular, más garantías de éxito tendremos en el aprovechamiento de la tecnología y en la construcción de nuevos conocimientos.