18 jun. 2015

Más allá de la cultura digital, el valor pedagógico de usar una computadora como herramienta intelectual y "apéndice cognitivo"

Solemos decir que la educación digital es una prioridad en nuestros días para que los alumnos desarrollen las habilidades del siglo XXI, y entendemos que dichas habilidades remiten a las capacidades y conocimientos que hay que poner en juego para utilizar las tecnologías que predominan en nuestra sociedad digital. Pero creo que habría que remitirse a los orígenes de la inclusión de las computadoras en la educación para entender esta cuestión desde una mirada más profunda y no meramente utilitaria. Aun frente a un panorama no tan contundente desde el punto de vista de la proliferación de las TIC y la ubicuidad del aprendizaje, allá por los años 80, se investigaba y escribía mucho sobre el valor del uso de la computadora como herramienta intelectual que proporcionaba un reflejo de nuestro pensamiento. 

"Alas para la mente" como llamara Horacio Reggini, a su libro sobre el lenguaje LOGO, seguramente como metáfora para referirse a la sensación que produce el trabajo en un ambiente netamente creativo, que nos proporciona un reflejo inmediato de nuestro pensamiento al servicio de resolver un problema. Como dice el propio Reggini, en su libro "los programas son formas de exteriorizar el pensamiento" y más adelante concluye al referirse a su libro escrito en 1982 "apunta a introducir una modalidad particular de empleo de las computadoras y a contribuir a forjar una nueva relación con el pensamiento personal" Es en este sentido en el que se hace necesario que recuperemos la idea de que, desde el punto de vista del desarrollo de las habilidades cognitivas y meta cognitivas, el uso profundo de una computadora  nos revela un instrumento eficaz para reflexionar sobre nuestro propio razonamiento, experiencia necesaria para enriquecer nuestra estructura cognitiva.

Dejaremos claro en este punto que dicho "uso profundo" solo tiene oportunidad de existir en el marco de #informaticacomomateria no solamente porque es la disciplina indicada para trabajar programación, si no, porque aun usando aplicaciones como usuarios, dentro del contexto disciplinar de #informaticacomomateria, la intencionalidad pedagógica se dirige en definitiva (o debería dirigirse), a lograr que los alumnos comprendan cómo hace una computadora para procesar los datos. No es casual entonces que este aprendizaje impacte favorablemente en los niveles de conciencia acerca de nuestra propia forma de procesar los datos, lo cual tiene estrecha relación con tomar conciencia acerca de nuestra propia forma de conocer, entender el mundo, los conceptos y sus representaciones.


No hay comentarios: